domingo, 4 de marzo de 2012

Capitulo 28



*Capitulo anterior*
-Joe lo que sucede es que- Se apresuró a decir Sofía antes de que yo dijera algo- Es que Dougie y yo fuimos novios. Luego de que termináramos, yo lo seguía queriendo. Cuando me enteré que tenía otra novia, o que andaba con otra chica estaba a punto de explotar de los celos. Y me puse más celosa aun cuando me entere que le quería proponer matrimonio a Mari. Por más de que cuando escribí esa carta cuando tú y yo teníamos una relación quería volver con él. Lo siento…
***
[DOUGIE]

Sentí la mirada incomoda de Joe intercalarse entre Sofía y yo. Me sentía como de más en esa conversación. No sabía que Sofía seguía enamorada de mi, y menos que deseaba arruinar, de alguna manera, la idea de mi matrimonio.

-Doug.. Dougie- Dijo Joe tartamudeando- ¿Tú sabias que ella seguía enamorada de ti?

-Para nada- Dije intentando sonar indiferente.

-Lo siento mi amor- Dijo Sofía dirigiéndose a Joe- Debo hablar en privado con Dougie. No te preocupes por lo que te dije, es pasado- Le dio un beso a Joe en la mejilla y se dirigió hacia donde yo me encontraba, me tomó del brazo y empezó a caminar rápidamente haciéndome tropezar. Nos dirigíamos hacia la puerta del pequeño apartamento. No sé que pretendía. No sabia de que quería hablar conmigo.

-¿De que quieres hablar?- Dije refunfuñando.

-De esto- Respondió Sofía sacudiendo suavemente la carta- Dougie seamos claros. Ambos sabíamos que todavía sentíamos algo el uno por el otro- Dijo acercándose cada vez mas y mas a mi.

-¿Quieres que sea claro? ¿QUIERES QUE SEA CLARO?- Dije al borde de la locura. Ella asintió- Me mude a Los Ángeles por tu culpa. POR TU MISERABLE CULPA- Grite casi empujándola- ¿Cómo piensas que te amaba después de que terminamos? ¿Después de lo que me hiciste? Ahora me doy cuenta que nunca debí a volver a confiar en ti. No se como fui tan tonto- Estaba furioso.

-Dougie no seas así. Tú y yo debemos estar juntos- Dijo Sofía mientras hacia círculos en mi pecho con uno de sus dedos- Yo te conozco. Yo se lo que deseas en realidad- Sofía se estaba acercando a mi mas y mas. Me tomo de los brazos suave y dulcemente como solía hacer cuando éramos novios. Soltó uno de mis brazos y empezó a hacerme caricias detrás de mi cuello, a jugar con las puntas de mi cabello. Comenzó a susurrarme cosas, quería envolverme en su voz, quería que me dejara llevar por el momento. Me empujo suavemente hacia la pared. Cerré lo ojos y empecé a morder mis labios. Estaba muy confundido. No podía sacar de mi mente a Mari- Dougie Dougie- Escuche un susurro. Deseaba que solo fuera un sueño, una pesadilla. Abrí mis ojos. Vi los labios de Sofía a unos milímetros de mi cara. No lo podía hacer. No debía. Yo no la amaba. Apenas sentí sus labios rozar los míos aparte mi cara bruscamente.

-¿Cómo te atreves?-  Dije mientras le di una cachetada. Le di más fuerte de lo que pensé. No pensé que le fuera a causar tanto daño. Sofía cayó en el piso desplomándose. Llevo una de usas manos a su mejilla. No sabia que hacer. ¿Cómo le iba a explicar esto a Joe? O peor ¿Cómo se lo iba a explicar a Mari? No sabia que hacer. Empecé a caminar en círculos desesperadamente.

-Esto quedara entre nosotros- Dijo en voz baja Sofía mientras se levantaba- Pero no será la última vez- Y empezó a caminar lentamente hacia el pequeño apartamento. Volteaba de vez en cuando con miradas de insinuación. Antes de abrir la puerta del apartamento, volteo por última vez y llevando una de sus manos a su boca lanzo un pequeño beso. Para luego guiñarme un ojo y morder sus labios. Cerré mis ojos suavemente. En esos segundos en los que parpadee Sofía había desaparecido.

Comencé a golpear la pared descontroladamente. No me importaba si la gente me escuchaba y se asomaba al pasillo preguntándose que sucedía. La verdad es que solo me importaba como rayos iba a explicarle esto a Mari. Prefería que se enterara por mí, que luego, en alguna conversación ajena se enterara de este conflicto. Empecé a caminar por el pasillo para dirigirme a las escaleras. Subí y subí. Nuestro apartamento estaba en uno de los últimos pisos, pero seguí subiendo pasando el mismo. Llegué a una linda terraza, se veía toda la playa, la pequeña ciudad a lo lejos, era hermoso. Era como un paraíso. Me recosté contra una pared y me fui resbalando hasta quedar sentado en el piso. No podía creer lo que había sucedido. Lo que casi hago. Y lo que hice. “¿Por qué?” Grité golpeando el piso y dejando unas lágrimas brotar de mis ojos. No era el típico chico que lloraba. Es mas, según mi punto de vista, si lloraba eran signos de que no era fuerte, de que era un tonto más de la lista de los débiles que no se podía controlar. Por ello nunca lloraba. Pero al parecer era más débil de lo que pensaba. No era lo suficientemente fuerte parar confiar en mi mismo, para confiar en que de alguna manera iba a solucionar esto. Las dudas sobre lo que sucedió y como hablarlo con Mari empezaron a “ahogarme” Sentía como si un peso me presionara contra el piso. Dejándome sin respiración, acabando con mi vida. Intente pararme para dirigirme al apartamento con Mari, pero al encontrarme parado solo pasaron unos segundos para que volviera a caer al piso. Me sentía débil, indefenso. No podía ni controlar a mi cuerpo. Comencé a golpear el suelo nuevamente. No pare hasta que se notaran las heridas en mis manos. Acto seguido empecé a rasguñar mis brazos. No sabía lo que estaba haciendo. De alguna manera había caído en una pequeña “depresión” Solo buscaba deshacerme de todo la confusión en la que estaba envuelto. Pero el dolor no lo solucionaba.

Pase unos segundos mas tirado en el suelo sin hacer nada. Pero ya me encontraba decidido, iba a solucionar esto. Así que intente pararme poco a poco. Luego de unos minutos y recostado de la pared empecé a caminar hacia las escaleras. El dolor que sentía en mis brazos y mis manos mientras me arrastraba por la pared no era normal, era indescriptible. Intenté bajar las escaleras cuidadosamente hasta llegar al apartamento. Pero cuando llegue a la puerta me di cuenta que no tenia mis llaves, así que no me quedo de otra que tocar la puerta desesperadamente para poder entrar y sentarme antes de que me volviera a desplomar en el piso.

[MARI]

Cuando Dougie se fue busque algo para desayunar, algo como unas galletas, porque después de todo lo que había comido ayer, no tenia muchas ganas de comer algo pesado. Como pensé que Dougie iba a regresar algo rápido solo me senté a ver la televisión. No había nada interesante para ver. Estuve pasando de canal en canal como por unos 20 minutos, hasta que encontré un canal de noticias de farándula, así que decidí dejar de pasar lo canales y quedarme viendo eso. Era raro, solo pasaban “noticias” de actores y/o cantantes que no conocía, parecía que eran nuevos en  la “industria” de la farándula.  Tome mi celular y me distraje con el, dejando de mirar el programa, hasta que escuche mi nombre. Levante la mirada para observar la pantalla del televisor, no creía que se tratara de mí, pero en eso empezaron a aparecer cerca de unas 5 fotos de la noche anterior cuando me encontraba con Dougie. “¿Cómo pudieron encontrarnos?” Murmure para mi sola. No me sentía cómoda con que fotos mías aparecieran en la televisión, donde muchas personas las iban a ver. Odia que los demás vieran fotos mías, pues según a mi parecer siempre me veía mal en las fotos. Seguí viendo el programa por unos minutos para saber que estaban diciendo sobre nosotros y algunas de las cosas que pude escuchar fueron “El atrevido chico sale vivo de un riesgoso rescate” “¿Volverá el famoso bajista a recaer en el alcohol?” “Una escapada amorosa”  “¿Quién es esta misteriosa chica?” “¿Estará esta chica afectando su vida?” Y otras cosas mas que me hicieron molestar, así que tome el control remoto y apague el televisor. Como me sentía cansada y Dougie no llegaba decidí irme a la habitación para dormir un poco mas, supongo que alguien me despertaría si íbamos a salir. Tome mi celular en caso de que Dougie me llamara y empecé a caminar arrastrando mis pies hasta llegar a la cama.

Desperté prácticamente de golpe al escuchar que alguien estaba golpeando la puerta desesperadamente. Era extraño, Dougie se había llevado su llave así que no tenia porque tocar la puerta o el timbre y si era Tom o alguno de los chicos hubieran tocado el timbre o me hubieran llamado al celular para avisarme que iban a venir. Salí corriendo de la cama para dirigirme a abrir la puerta. Abrí la puerta de golpe sin ver por el pequeño “ojo mágico”. Me llene de pánico al ver a Dougie casi sin fuerzas y lleno de golpes.

-¿QUÉ TE SUCEDIÓ?- Grite con pánico.

-A.. A.. Ayúdame- Dijo Dougie tartamudeando y señalando el sillón.  Intente tomar uno de sus brazos pero al mínimo roce escuche un quejido de dolor, así que pase mis manos alrededor de él para ayudarlo a caminar.

-¿Doug, amor, qué sucedió? Me dijiste que ibas al cajero a retirar efectivo. ¿Te asaltaron?- Dije casi sin hacer una pausa.

-No, nada de eso- Contesto acomodándose lentamente en el sillón- Te mentí. No era cierto que iba para el cajero. Todo fue un engaño- Al decir eso los ojos de Dougie empezaron a llenarse poco a poco de lágrimas- Lo lamento, sé que no debí. Discúlpame- Finalizo mirando hacia el suelo.

-Dougie- Dije sentándome a su lado- No me importa si me mentiste, solo quiero que estés bien ¿Quién te hizo esto?

-Yo.. Yo mismo- Tartamudeó- Cuando salí de aquí me dirigí al apartamento de Joe y Sofía, tenia que hablar con ellos respecto a la carta que me mostraste- ¿Qué? ¿Yo cause esto?- Necesitaba hablar con Sofía, esa carta no estaba en el plan. Nunca hablamos sobre escribirla y dejarla en el hospital- Quise decir algo pero Dougie siguió hablando apresuradamente sin dejarme emitir un comentario- Así que fui a hablar con ellos, y luego de hablar unos minutos Sofía me dijo que debía hablar conmigo en privado. Por lo que me tomo del brazo y salimos del apartamento y empezamos a “hablar”- Haciendo comillas con sus dedos- Respecto a la carta- Dougie se detuvo, trago saliva y prosiguió- Entonces fue cuando me puso contra la pared y me acorraló como a un pequeño niño. No sabia que hacer. Empezó a hacer todo lo que hacia cuando éramos novios. Sin querer casi me deje seguir por ella. Acerco sus labios a mí y cuando apenas sentí el roce, le di una cachetada. Se desplomó en el suelo. Me sentía horrible por lo que hice. Así que subí a la terraza y empecé a golpear el suelo y a rasguñarme los brazos- Finalizó Dougie.

-Oh mi dios- Fue lo único que pude decir casi en susurro. Me acerque más a él para intentar abrazarlo.

-Ah!- Dijo Dougie mirándome- De alguna forma Sofía quería arruinar mi idea de proponerte matrimonio.

-¿Qué ella que?- Dije exaltada alejándome de Dougie- Ya se las va a ver esa zorra.

-Cálmate, por favor.

-¿QUÉ ME CALME?- Grite- Esa zorra pretendió arruinar nuestro matrimonio, se te insinuó hoy y te dejo así- Dije señalándolo- ¿Y tu me dices que me calme?- Finalice y empecé a caminar rápidamente hacia la puerta de salida (Del apartamento).

*Primero que nada, a las pocas que leen, discúlpenme por no subir caps hace mil años(? Espero que les guste este cap, se supone que lo iba a subir la semana pasada pero no lo termine y ni toque la computadora en la semana .__. No me maten por no subir, enserio ):
AAAH Me dolio escribir eso de Dougie aksdjksdja Solo pensar en eso me hace sentir mal ):
Bueno dejen sus comentarios/criticas, las amo :) *

martes, 21 de febrero de 2012

Capitulo 27



-La carta que Sofía dejo en el hospital cuando supuestamente te estabas recuperando- Dije sin importancia- Pero que importa, ¿Fue falsa no?

-Nunca me entere de esa supuesta carta.

-¿Cómo que no sabes? Bueno te la muestro luego, creo haberla guardado en caso de que preguntaras por algo.

-Esta bien- Dijo Dougie con voz no muy conforme.

-Sabes, hay algo que no entiendo ¿Cómo engañaron a los doctores?- Dougie comenzó a reír.

-Ellos también lo sabían. Algunos nos debían unos favores.

Dougie y yo nos quedamos charlando por unos minutos mas, abrazados. Él tenía su mano sobre mis hombros, mientras yo tenía mi cabeza apoyada sobre su pecho. Era perfecto. Era como un cuento de hadas. Un cuento que siempre había soñado, pero que siempre hacia que me deprimiera un poco; pues sabía que había muy pocas oportunidades de que algo como esto sucediera. Pasamos unos minutos en silencio hasta que vi que Tom se estaba acercando a nosotros con los zapatos de Dougie y mis tacones en una mano. Supuse que era hora de irnos.

-Aquí tienen- Dijo Tom extendiendo su mano para darnos los zapatos- No es nada- Se apresuró a decir antes de agradecerle.

Tom nos extendió sus manos y nos ayudo a levantarnos. Sacudí un poco la arena de mi vestido. Cuando levante la mirada pude notar que Dougie se había ido.

-¿A dónde fue Dougie?- Le pregunte a Tom.

-Fue a buscar su abrigo, lo olvide- Dijo con una risa tonta- Ahora que Dougie se alejara un poco de nosotros ya no lo podre cuidar ¿Lo harás por mi?- Preguntó.

-¿Por qué todos se refieren a el como un niño pequeño?- Dije riendo.

-¿Sera por qué se comporta como uno?- Ambos reímos.

-¿Dónde están los demás?- Pregunte algo cortante.

-Creo que ya están en camino al hotel- Respondió Tom mirando en dirección al muelle, pues solo quedaba Dougie que caminaba con paso apresurado hacia nosotros.

-Gracias por dejar mi abrigo, capitán barbilla gigante- Le dijo Dougie a Tom. Empecé a reír como loca.

El hotel donde estábamos hospedados, que era el mismo donde estaban los chicos, quedaba como a unos 10 o 15 minutos caminando. Íbamos empujándonos y como yo estaba en medio estaban haciendo un sándwich conmigo. En un momento Tom y yo empujamos a Dougie e hicimos que cayera sentado en el agua. Pero Dougie se vengo y de alguna manera Tom y yo quedamos empapados de agua. Entre risas y jugarretas llegamos a la entrada del hotel. Dougie y yo nos despedimos de Tom y dejamos algo planeado para ese día en la mañana o en la tarde, dependiendo de la hora que despertáramos.

Dougie y yo subimos por el ascensor hasta el piso de nuestra habitación. Dougie iba un poco más adelante de mí en el pasillo, así que corrí y salté sobre él aferrándome a su espalda. Casi cayendo Dougie logró retomar el equilibrio y empezó a correr en dirección a nuestra habitación, que se encontraba al final de un largo pasillo.

Despertamos a eso de las 11 am. Más temprano de lo que esperaba. Nos quedamos unos minutos en la cama abrazados. Antes de levantarnos nos dimos un beso, corto, nada del otro mundo. Aunque cada beso con Dougie era especial, cada uno tenia una perfección que no podría describir con simples palabras.

Al salir de la habitación me dirigí a la cocina por algo de comer y justo cuando fui a abrir el refrigerador escuche a Dougie llamándome desde la habitación.

-¿Qué sucede?- Dijo entrando al cuarto.

-¿Recuerdas la carta que me dijiste anoche?- Yo asentí- ¿Dónde la tienes?

-Espera- Dije mientras me daba la vuelta. Fui caminando con paso apresurado hasta un pequeño armario que estaba en la otra habitación. Saqué una de mis maletas y empecé a buscar entre todos los álbumes  de fotos la carta del hospital. Cuando la encontré regresé a la habitación en la que Dougie estaba- Aquí esta amor- Dije extendiendo mi brazo para darle el papel.

-Gracias linda- Dijo dándome un beso.

-Iré por algo de comer- Le sonreí y me di media vuelta para salir de la habitación.

[DOUGIE]

Cuando Mari salió de la habitación tome un gran respiro y decidí leer la tal carta que Sofía había dejado en la habitación del hospital. Era raro que dejara esa carta, nunca acordamos algo sobre eso. Tal vez lo que diga no sea real. Me puse cómodo en la cama y desplegué el papel para empezar a leerlo.

“Me aferro a la noche en la que me miraste a los ojos y me dijiste que me amabas. Estabas bromeando? Porque me parece que estábamos a punto de terminar, ya no hablábamos. Ya no me sentía bienvenida. Que sucedió? Por favor dímelo. Porque en un segundo fue perfecto, y en otro estuviste saliendo por la puerta. Y me quede en el teléfono, todavía no habías llamado. Y me sentía tan rara, que no podía sentir nada en absoluto. Y ese flashback de cuando dijiste ‘Por siempre y para siempre’ Y es como una lluvia en tu dormitorio, cuando estas aquí y cuando te has ido. Porque yo estaba allí cuando dijiste ‘Por siempre y para siempre’ Estaba fuera de tu mente? Dije algo demasiado honesto?  Te hice salir corriendo y esconderte, como un niño asustado. Te mire a los ojos, te conocía por un minuto. Ahora no estoy tan segura. Así que allí estaba todo viniéndose abajo. Aquí esta el silencio que me corta hasta la medula. A donde se fue todo? Espera, por favor espera. Has olvidado todo? Dime que esto no es enserio, que es una clase de sueño del cual despertaremos pronto. Tú dijiste ‘Por siempre y para siempre’ así que aquí seguiré esperando”

“¿Qué es esto?” Me pregunte a mi mismo. ¿Cómo Sofía va a escribir esto y dejarlo en la habitación del hospital para que Mari lo lea? Nosotros nunca acordamos escribir esa carta. Creo que debería ir cuanto antes a hablar con ella.

-Mari iré al cajero del banco que esta en la planta baja del hotel y luego iré a comprar unas cosas para la tarde- Le dije a Mari mientras salí apresurado de la habitación poniéndome una camisa- Te amo- Le di un beso y salí.

No me sentía bien mintiéndole a Mari. Lo odia. Pero no iba a decirle que iría a hablar con Sofía luego de leer la carta. Baje corriendo las escaleras, no quería perder el tiempo esperando el ascensor. O nadie estaba despierto a esa hora o nadie usaba las escaleras, estaba totalmente solo; parecía una película de terror o algo así. Cuando llegue a la habitación en la que Joe y Sofía se quedaban empecé a tocar el timbre como desesperado hasta que Joe abrió la puerta.

-¿Qué sucede Doug? ¿Por qué tanto desespero?- Dijo Joe invitándome a pasar.

-¿Dónde esta Sofía? Tengo que hablar con ella urgente- Dije casi sin interesarme en su pregunta.

-¿Qué sucede conmigo?- Preguntó Sofía saliendo de una de las habitación.

-ESTO ES LO QUE SUCEDE- Grite sacudiendo el papel doblado en el aire.

-¿Qué es eso?- Entonaron Joe y Sofía al mismo tiempo.

-¿Qué es esto? ¿QUÉ ES ESTO?- Dije desesperándome cada vez mas- Este papel Sofía, es la carta escrita por ti que dejaste un día en la habitación del hospital. NUNCA ACORDAMOS ESTO. NUNCA- Grite tirando el papel sobre una pequeña mesa que se encontraba entre unos sillones- Mari leyó la carta. Pudo haber arruinado todo el plan.

-Yo no escribí eso- Me dijo Sofía con una falsedad que era notoria.

-Si no lo escribiste tú no te importara que Joe lo lea ¿O si?- Dije a la vez que tomaba el papel de la mesita y extendía mi mano hacia Joe.

-NO! NO LO HAGAS!- Grito Sofía mientras corría hacia Joe- No tienes por qué leerlo- Decía mientras le quitaba el papel de la mano- Joe, creo que es hora de que tu también sepas esto- Nos tomó a ambos de los brazos. Joe y yo cruzamos miradas de confusión. Sofía nos hizo sentarnos en los sillones, me sentó al lado de Joe y ella se sentó en frente de nosotros.

-¿Qué sucede linda?- Le dijo Joe confuso a Sofía.

-Joe, esa carta de la que Dougie habla la deje en su habitación el día que fuimos al hospital, mientras tú hablabas con Mari.

-Pero ¿Qué tiene la carta?- Preguntó Joe mirándonos a Sofía y a mi.

-Joe lo que sucede es que- Se apresuró a decir Sofía antes de que yo dijera algo- Es que Dougie y yo fuimos novios. Luego de que termináramos, yo lo seguía queriendo. Cuando me enteré que tenía otra novia, o que andaba con otra chica estaba a punto de explotar de los celos. Y me puse más celosa aun cuando me entere que le quería proponer matrimonio a Mari. Por más de que cuando escribí esa carta cuando tú y yo teníamos una relación quería volver con él. Lo siento…

*Ahí se los dejo MUAJAJAJAJ(? Bah la chica se la quiere dar de la malvada pero no le llega ni a los talones del Guason(? Jajajaja ¿Qué me sucede? Que loca ajajaja
Bueno este es el ultimo capitulo por hoy, estoy dejando de hacer una tarea –Como si la quisiera hacer- Que la tengo que hacer hoy por que si, asi que si no les gusta se van a la shit ok? Ok.
Lo mismo de todos los capítulos, dejen sus comentarios/criticas/sugerencias/adkjsdah/cartas de amor(? Jajajaj Bueno espero que les guste, dejen un comentario en el blog, o me lo dicen por Facebook (o los dos) O me mandan un tweet a @cafeco_lechi (o los tres) o me dejan un ask en http://dancing0nthemilkyway.tumblr.com/ask (o los 4) Nah la chica no pide nada pues  jajajaj
Las amo gracias por leer :*    *

Capitulo 26



-¿Mark?- Le susurré.

-¿Qué sucede?- Dijo mientras comía su postre.

-¿Tienes alguna idea de que podría ser esto?- Dije señalando la cajita decorada.

-No- Respondió cortante. Cuando desvié mi mirada pude ver de reojo que Mark y Dougie se miraron por un momento ¿Qué tramaban?

-Pequeña ¿No vas a ver que es eso?- Me preguntó Tom levantando sus cejas insinuando algo.

Le hice caso. Tome la pequeña caja mientras sentía que todas las miradas de la mesa se concentraban en mí. Titubeando y  con cierto temor comencé a deshacer el lindo lazo. Antes de abrirla, tome aire, vi a mí alrededor; y pude observar los ojos brillantes de Gi y Mark clavados en mí, con una sonrisa. Danny y Harry se miraban cada cinco segundos entre si, parecía que ninguno de los dos podía espera ni un minuto mas a que yo abriera la caja. Joe y Sofía se encontraban abrazados, mirándome con ternura. Parecía que eran más que amigos. Mientras que Tom estaba “inclinado” hacia Dougie. Con una gran sonrisa dibujada en su rostro, dejando ver su hermoso hoyuelo y haciendo esos “gemidos” que tanto me hacían y reír. Y Dougie. Dougie estaba sentado a mi lado, con sus ojos brillantes clavados en la pequeña caja. Sin decir una palabra. Sin hacer un movimiento. Tome una última bocanada de aire y decidí que era hora de abrir la cajita. Lentamente y con los ojos casi cerrados, tome la pequeña tapa y comencé a levantarla. Escuchaba suspiros de alegría por parte de todos y los inconfundibles gemidos de Tom. Abrí los ojos despacio y mire el interior de la caja. Había un anillo. Un lindo y delicado anillo. Lleve mi mano a mi boca. Unas lágrimas empezaron a caer por mis mejillas. No lo podía creer.

-¿A esto de referías?- Dije mirando a Dougie sin quitar la mano de mi boca.

-Si- Respondió él con los ojos llenos de lágrimas- Y ¿Qué dices?

-NO!- Se escuchó un grito desde el otro lado de la mesa. Era Danny. Todos reímos-Lo siento- Dijo con una sonrisa tonta.

-¿Y bien?- Pregunto Dougie. Me levanté de la silla y le di un gran abrazo, haciendo que se parara. Nos abrazamos por unos minutos. Nos dimos un beso y dije un bajo “si” mientras apoyaba mi cabeza en su hombro.

-Creo que le dijo que si- Escuche a Tom decir emocionado como un niño pequeño.

-Cállate- Le dijo Giovanna dándole un leve golpe en el brazo. Todos reímos.

Me separe de Dougie. Limpie las lágrimas que estaban corriendo por mis mejillas y me senté temblorosa en la silla. La sorpresa todavía me embargaba. Dougie tomó la pequeña caja y saco el anillo. Tomó mi mano y lo deslizó por mi dedo. Apretó suavemente mi mano y me dio un rápido abrazo mientras susurraba “Gracias” a mi oído.

-¿Todos lo sabían?- Dije pasando mi mirada por cada uno de ellos.

-¿Es que no era obvio?- Dijo Joe riendo.

-Cuando a alguien lo “secuestran”- Dije haciendo unas comillas con mis dedos- Lo último que piensas es que te van a pedir matrimonio- Dije riendo.

-Cierto- Dijo Mark riendo.

Seguimos comiendo nuestros postres. Los chicos no dejaban de hacer bromas sobre las cosas que haría Dougie durante la ceremonia de bodas, o cuando viviéramos juntos, o incluso cuando tuviéramos hijos. Pero cuando los chicos tocaron el último tema Dougie se defendió diciendo “Por lo menos mis hijos no tendrán una barbilla mi enorme” Todos sabíamos que se refería a Tom. Nadie paro de reír ni por un minuto. Eran como la 1 am y todos seguíamos allí, riendo. El tiempo pasaba volando. Y por más de que supiéramos la hora no nos importaba. Estábamos alegres, mas que nunca diría.  El momento era perfecto. O bueno casi. Lo único que lo haría completamente perfecto seria que mis padres estuvieran aquí. Eso, mis padres.

-Iré a caminar un poco- Dije levantándome. Dougie iba a pararse para ir conmigo pero le dije que no importaba.

Rodeé la mesa y acomodando mi abrigo comencé a caminar por el muelle. Al llegar a los pequeños escalones que me separaban de la arena, me saque los tacones y los deje en la orilla del muelle. Camine a la orilla del mar, dejando que mis pies se mojaran con las olas. Tome una gran bocanada de aire y mire las estrellas preguntándome donde estarían mis padres en este momento. “¿Dónde están?” Dije en voz alta. Las lágrimas empezaron a correr por mis mejillas. “Los extraño” Dije casi gritando. No me importaba si alguien me escuchaba gritándole a la nada. No me importaba si me veían como una loca. Solo quería liberarme un poco. Después de toda esa felicidad algo malo tenía que recordar.

-Sé que están junto a ti. Acompañándote, riendo y celebrando por lo que acaba de suceder- Dijo un chico a mi espalda.

-¿Joe?- Dije volteándome y entrecerrando un poco los ojos.

-Felicitaciones- Dijo con una sonrisa- Nunca pensé que lo haría.

-¿A que te refieres?- Dije limpiando mis lágrimas.

-Se todo. Desde lo de la pizzería en L.A. Hasta cuando tu fuiste a su casa y esas cosas- ¿Qué? ¿Cómo que lo sabía todo?

-¿Hablas enserio? Dougie nunca me dijo que fueran tan amigos.

-Por que cuando tú le dijiste lo que sucedió entre nosotros Dougie tuvo miedo de que te molestaras o algo.

-Woh- Dije con una leve sonrisa- Creo que ya nada importa ¿no?

-No lo creo- Joe extendió sus brazos- ¿Amigos?

-Hermanos- Respondí dándole un fuerte abrazo- Gracias- Le dije sin soltarlo.

Nos separamos poco a poco y nos alejamos un poco del mar para sentarnos en la arena. Nos sentamos uno al lado del otro, enterré mis pies en la arena y empezamos a charlar. Hablamos sobre todo. Sobre como se les ocurrió la idea del secuestro, el compromiso, un poco sobre mis padres, e incluso sobre cuando éramos amigos y hacíamos locura junto con sus hermanos. Joe volteó hacia la mesa y se dio cuenta de que Dougie venia caminando hacia nosotros.

-Creo que es hora de que me vaya- Dijo señalando discretamente en dirección a Dougie- Tu  futuro esposito viene para acá- Dijo riendo. Me dio un pequeño beso en la mejilla y se fue.

Vi que cuando se encontraron Joe lo felicitó dándole unas palmadas en la espalda. Hablaron un poco y luego cada uno siguió su camino. Dougie empezó a cantar lo que parecía ser “Marry me” de Bruno Mars mientras caminaba hacia mi.

-¿Qué te pareció mi sorpresa?- Dijo Dougie sentándose a mi lado y pasando uno de sus brazos sobre mis hombros.

-No puedo creer que todo haya sido para esto.

-Todo lo que hago debe ser a lo grande y sorprendente- Indicó con voz sobrante- De nada- Ambos reímos.

-Eres un tonto- Dije riendo y dándole un pequeño golpe- Y yo que pensaba que la carta del hospital era real.

-¿Qué carta?- Pregunto Dougie sorprendido.

*CHAN CHAN CHAN –Música dramática-(? Re cortado el capitulo lo se u.u ¿Se imaginan a Dougie cantando Marry me? *fangirl moment* alkdsaldsjaskdjaskdjaskdajldsa Seria perfecto *.* Y que te proponga matrimonio añldkjasdkjadklaj Me muero y luego resucito para decirle que si(?
La amiga Sofía ya no tiene por qué molestarse porque al parecer es novia de Joe wujuu(? Pero la maldita, SI TU LA MALDITA, me tiene que hacer algo con la novela. Y sabes a lo que me refiero con ALGO *mirada asesina*
Bueno dejen sus lindos comentarios asi se quien lee :D
Y no olviden, estoy por darle fin a la novela. ¿Qué opinan si la termino ahora? ¿Quisieran que hiciera otra? Las amo:*         *

Capitulo 25



*Capitulo anterior*
La cena estuvo estupenda, llevaba mucho tiempo sin disfrutar una cena como lo hice hoy. Como el hotel quedaba frente a la playa y el restaurant tenia una especie de caminera que daba para la playa decidimos ir a caminar un rato.
-Oye oye- Dije tomando a Dougie del brazo antes de caminar en la arena- Tengo tacones, no crearas que me meteré allí- Dije con voz estúpida mientras reía.
-La verdad no.
-En serio?
-No pensaba que TÚ- Dijo resaltándolo- te metieras aquí. Pensaba en METERTE aquí- Dijo mientras me tomaba por la cintura y me halaba hacia la arena.
-AHH!- Grite.
-Vamos- Dijo haciendo un esfuerzo, a lo que ambos caímos en la arena.
-Gracias por llenarme de arena, eres un tonto- Dije mientras tomaba un puño de arena y se lo lanzaba.
-De nada- Respondió Dougie, a lo que tomo un montón de arena y la lanzo sobre mi cabello.
-No sabes en lo que te has metido Poynter- Si algo no me gustaba, era que me lazaran arena en el cabello. Me pare y le lance puños y puños de arena. Pero el tomo mis manos y me hizo caer de nuevo.
-Has caído- Dijo con tono “dramático” y triunfador. Ambos reímos.
-Eres un tonto.
-Lo se, y tu también eres una tonta- Ambos reímos- Debo decirte algo importante Mari- Dijo mirándome fijamente- Algo enserio importante.


***
Dougie se paro golpeando sus pantalones para sacudir la arena de estos. Acomodó un poco su cabello y extendió su mano para ayudar a que me levantara. Saque un poco la arena de mi cabello y de mi vestido; y antes de que pudiera decirle algo tomó mi mano y empezó a caminar.

-¿Qué sucede?- Dije mirándolo fijamente.

-Ya veras- Dijo sonriendo.

-Dougie ¿De que hablas? ¿Qué hiciste?...

-¿Quieres dejar de hacer preguntas?- Dijo interrumpiéndome.

-Lo siento- Dije haciendo un falso puchero.

-Tonta- Dougie comenzó a reír sin quitar la mirada del horizonte.

Seguimos caminando por unos minutos y pude observar que había un pequeño muelle a unos metros. Pero me parecía inusual que al final del muelle hubiera una larga mesa, iluminada con velas, en la que parecía haber una familia cenando.

-Oye, creo que debo decirte algo- Dijo Dougie deteniéndome.

-¿Qué sucede Doug?- Dije preocupada, no entendía.

-¿Recuerdas todo lo sucedido?

-¿A que te refieres?- No entendía nada.

-El secuestro, las cartas que te mandaron por el secuestro, el hospital.

-¿Lo recuerdas todo? No se supone que tú…

-Mari- Dijo interrumpiéndome- Lo siento, no te vayas a molestar conmigo, pero.. pero..

-Dougie, cálmate- Le di un abrazo para que se tranquilizara- ¿Qué sucede? Sea lo que sea no me voy a molestar- Dije mirándolo a los ojos con una sonrisa.

-¿Lo prometes?

-Lo juro- Dije dándole una gran sonrisa.

-Bueno. ¿Recuerdas todo eso?- Asentí- Lo que sucede, es que nada de eso fue real.

-¿QUÉ?- Grite- ¿Cómo que no fue real?

-Todo fue una mentira, lo siento- Dijo mirando al piso.

-¿CÓMO QUE UNA MENTIRA?- Comencé a desesperarme.

-Dijiste que no te molestarías- Dijo con una cara triste.

-No estoy molesta Doug- Dijo moviendo mis brazos como loca- Solo que no entiendo porque razón hiciste eso. ¿Dougie por qué? ¿Por qué? ¿Por qué me hiciste sufrir así? ¿Por qué hiciste que Tom y todos los demás pasáramos por eso? TOM! ¿Tom lo sabe? ¿Él lo sabia?- Dougie me tomó de los brazos. Estaba caminando hacia todos lados descontroladamente.

-Ahora lo sabe.

-¿Cómo que ahora lo sabe?

-Nadie sabía que eso fue mentira. Solo Joe y Sofía. Ellos me ayudaron a hacerlo- ¿Qué ellos que? ¿Cómo que ellos lo ayudaron? ¿O sea, que ellos eran amigos?- Antes de que me preguntes de nuevo por que lo hice. Te lo explicaré. Te lo diré todo. Lo juro- Dougie tomó aire y prosiguió- Todo lo hice con la ayuda de ellos, todo lo planeamos los tres. Solo Joe y Sofía sabían de esto. Y el hombre ese alto y robusto que mandamos a llevarte la carta era Big Rob, el guardaespaldas de los Jonas Brothers. Lo hice porque quería llegar a donde estamos ahora- Dijo con una sonrisa.

-¿A dónde estamos ahora? ¿Cómo que a donde estamos ahora?- Dije un poco enloquecida.

-Si a donde estamos ahora- Dijo como si yo entendiera de lo que hablaba.

-Dougie no te entiendo. Me estoy volviendo loca- Dije mientras mis ojos se llenaban de lágrimas- Porque me dices que todo lo que sufrí fue mentira. Que todo lo que pasamos fue un engaño, y me dices que querías llegar a esto. A ESTO!

-Si, a esto quería llegar- Dijo señalando la mesa que se encontraba en el muelle- Mira, entiendo que te molestes. Pero, lo hice por una causa. Una buena- Tomó mi mano y me hizo caminar en dirección al muelle.

-DEJAME- Le grite sacudiendo mi mano haciendo que la soltara.

-Mari, por favor- Dijo Dougie con una mirada de suplica.

-NO DOUGIE! No puedo creer lo que has hecho- Dije dándome una vuelta y quedando de espaldas a él- Puedes jugar con lo que sea, pero no con los sentimientos y preocupación de los demás.

-Mari, lo siento. En serio- Dougie intentaba tomarme la mano pero yo no lo dejaba- No necesito que me escuches ahora, solo acompáñame. ¿Si?

-¿A dónde?- Dije volteándome, mientras las lágrimas caían por mi rostro.

-Al muelle- Dijo señalando el mismo- ¿Por favor?-Asentí- Gracias- Dijo dándome una sonrisa y limpiando las lágrimas de mi rostro.

Dougie tomó mi mano y me hizo caminar hasta el muelle. Caminaba tropezando, pues aun cargaba los tacones puestos. Que tonta ¿Por qué no me los quite? Dougie comenzó a reír de mí, y me saco una sonrisa.

Cuando al fin llegamos al muelle Dougie me ayudo a subir los escalones. Mientras caminábamos hacia la mesa, logre observar que algunas de las personas que se encontraban sentadas allí nos miraban y empezaban a murmurar. Forzando la vista creí ver algunas caras conocidas. “¿Es Mark?” Me pregunte a mi misma.

-Oye Doug ¿Qué sucede?- Pregunte confundida.

-Espera- Dijo con una sonrisa picara.

-MARK!- Grite soltando a Dougie y corriendo hacia él- ¿Qué haces aquí?- Dije saltando y abrazándolo.

-Dougie nos explicó todo- Dijo Mark devolviéndome el abrazo.

-MARI- Escuché a una chica gritar desde el otro lado de la mesa. Era Carrie.

-AAH!- Grite. Ambas dimos la vuelta a la mesa y nos dimos un gran abrazo- No puedo creer que todos estén aquí- Dije separándome de Carrie y mirándolos a todos con una gran sonrisa- ¿Ustedes lo sabían?

-¿Qué todo fue una mentira?- Dijo Danny mirando de reojo a Dougie. Yo asentí- Antes de que ustedes vinieran a la playa…

-Sentimos llegar tarde- Dijo alguien interrumpiendo a Danny. Todos volteamos y vimos que eran Joe y Sofía.

-Mari, lo sentimos- Dijo Sofía con una sonrisa- Solo ayudábamos a Dougie ¿Qué tal si empezamos de nuevo?

-Seria lo correcto- Dije sonriendo y fui a darle un abrazo- ¿Joe?- Lo mire y extendí mis brazos para abrazarlo. Él se acercó y me abrazó.

-Lo siento- Dijo Joe susurrando a mi oído- Dougie es un gran chico. Luego entenderás porque lo hizo.

-Veremos- Dije mientras nos separábamos lentamente.

Hable unos minutos con Joe y luego todos empezaron a tomar asiento. Las únicas sillas libres que quedaron fueron al otro lado de la mesa. Yo me senté en la punta de la mesa al lado de Mark y Dougie se sentó entre Tom y yo. Al parecer ese muelle pertenecía a un hotel que quedaba en frente, así que ordenamos algunos postres. Pues todos habían cenado, incluyéndonos. Pedí una torta de queso, una de mis favoritas.

Tardaron unos pocos minutos en traernos los postres. Fue muy rápido, a mi parecer. Pero cuando el mesero que coloco la pequeña y delicadamente decorada torta delante de mi, algo me impresionó. Mas que impresionarme me sobre exaltó. “Creo que esto no debería estar aquí” Le dije casi en susurro al mesero sin que nadie lo notara. “No tiene de que preocuparse. Tiene muchas razones para estar allí” Respondió el chico guiñándome un ojo. Era una pequeña cajita, forrada en un lindo papel blanco con algunos brillos. Con una gran lazo de color crema.

*Chicas espero que no se molesten conmigo. Sé que llevo algunas semanas sin escribir, pero es que la escuela me tenia muy muy ocupada y no tenia inspiración para nada. Así que no armen una revuelta con antorchas y esas cosas que parecen unos tenedores gigantes para matarme(? Ahre la chica se cree importante.
No se cual es el punto de separar esto en dos capítulos porque los voy a subir prácticamente juntos. Espero que les guste. Y Sofí ya no eres asesina(? Eres amiga de Joe y de Dougie, la re farándula pues(? Jajajaj
Estoy por darle fin a la novela. ¿Qué opinan? Si la termino ahora, ¿Quisieran que hiciera otra? :D
Bueno ya saben, lo de siempre. Dejen sus comentarios/criticas/molestias/alksdjaskl(? Las amo<3 *

viernes, 27 de enero de 2012

Capitulo 24



*Capitulo anterior*
Era obvio que esta carta no era para mí y también estaba claro quien la había dejado en la habitación. Ahora entiendo porque Joe vino al hospital, no era a pedir disculpas. Solo vino por Sofía, y como supongo que se enteraron que estaba aquí ingeniaron ese tonto plan. Pero, que pretende Sofía? Que espera? Que Dougie despierte y la perdone por esto? Por llevarlo al borde de la muerte?
***
Habían pasado días, incluso semanas, desde que Dougie había entrado a hospitalización. Su salud había mejorado mucho, no tan rápido como nosotros esperábamos, pero los doctores nos habían explicado que era común que este tipo de recuperación fuera un poco lenta.

Aunque había un pequeño detalle que no había pasado por nuestra mente y que los doctores tampoco nos advirtieron, su perdida de memoria. Dougie solo nos recordaba un poco a Tom y a mi, sabia que éramos su amigos, pero no que Tom era su mejor amigo, mejor dicho su hermano; y que yo era su novia. En cuanto a los demás, ellos eran unos completos desconocidos para Dougie.

-Señor Fletcher, señorita Miller- Como odiaba que me llamaran por mi apellido, cuando mi amiga me quería molestar siempre me llamaba así- Pueden venir por favor?- Dijo una enfermera mirándonos. Tom y yo solo asentimos.

-Qué sucederá?- Le susurre a Tom, él solo se encogió de hombros.

-Sucede algo?- Dijo Tom con tono preocupado al llegar a un consultorio.

-El Doctor vendrá en unos segundos- Respondió muy indiferente la enfermera mientras salía del consultorio.

-Que amable- Dije con ironía.

Esos segundos se hicieron infinitos, a mi parecer pasamos una media hora allí. La habitación donde nos encontrábamos era triste, oscura, horrible. El ánimo lo teníamos un poco bajo por todo lo que estaba sucediendo y cuando te llevan a un sitio así para “hablar” sabes que algo no anda bien, o por lo menos eso es lo que se te viene a la mente.

-Buenos días- Dijo el doctor- Usted debe ser el seño Fletcher y usted la señorita Miller cierto?- Dijo dirigiéndose a cada uno de nosotros.

-Si- Dijimos a la vez.

-Mucho gusto- Extendió su mano para “apretarla” con Tom y luego conmigo- Yo soy el doctor Darew, ahora yo soy el que lleva el caso del seño Poynter- “Gracias a Dios” me dije a mi misma, creo que mi cara de alivio al escuchar eso fue muy notoria. No quise preguntar porque.

Nos explico que Dougie tardaría unos meses en poder recordar todo y que había un 30% de probabilidad de que no fuera a recordar las cosas. Tom y yo nos quedamos como embobados al escuchar aquello, que Dougie fuera a olvidar todo, para siempre, era una idea horrible en la que ninguno podía pensar. Estábamos decididos a hacer que recordara las cosas, o que por lo menos no cayera en ese 30% de probabilidad. Nos dijo que debíamos mostrarle cosas que hicimos con el, fotos, videos, lo que sea. Llevarlo a lugares donde solía ir y que actuáramos como si nada hubiera pasado, bueno, se refería a que Tom y  los chicos siguieran actuando como sus alocados hermanos y que yo tratara de hacerle ver que teníamos una relación, pero que debíamos ser pacientes.

***
Habían pasado 2 semanas desde que Dougie salió del hospital, su recuperación, al parecer, iba progresando. Nos cuesta  mucho vivir con el hecho de que Dougie no recuerde las cosas que hacíamos juntos, y en particular, a mi me esta matando. No puedo decirle muy seguido que lo amo o hacer cosas que hacíamos antes porque me empieza a mirar con caras raras, lo entiendo yo también lo haría. Pero siempre que hablo con él sus bellos ojos claros se quedan fijamente clavados en mi, como si algo dentro de él le dijese que tenemos algo, que no somos solo amigos. Le mostré muchas fotos que nos tomamos junto con los chicos, los mensajes que nos mandábamos en las noches, y claro, los videos que hacíamos de vez en cuando todos juntos.

Un día decidí que debíamos hacer algo Dougie y yo, solos. Quería intentar que recordara lo que teníamos, sé que nos dijeron que debíamos tener paciencia, pero quería intentarlo. Tenia pensado en pedirle a Tom el auto de Dougie, claro yo conduciría, para llevarlo por unos días a una playa de la que Mark me había contado. Por mas de que Tom no le gustaba mucho mi idea accedió y me presto su GPS para que pudiéramos llegar sin problemas, pues Dougie no sabía como llegar –Claro esta- y yo no conocía esa parte de España.

Ese mismo día fui a casa de los chicos para decirle a Dougie sobre mi idea. Cuando llegue a la casa, él me abrió la puerta, al hacerlo lo abracé fuertemente.

-Qué te sucede?- Me dijo Dougie con una linda sonrisa. En cierto sentido era la misma persona.

-Nada- Dije con una pequeña risa- Es que- Me interrumpió.

-Qué? Me amas?- Dijo imitando mi tono de voz.

-Qué? Me amas?- Dije imítenlo. Ambos reímos y el empezó a frotar su mano rápidamente por mi cabeza- Basta- Dije riendo y empujándolo suavemente- Ven conmigo- Lo tome de la mano sacándolo de la casa para ir a caminar.

-Qué te sucede hoy?- Dijo mirándome raro.

-Qué? Si no quieres salir a caminar conmigo te puedes quedar- Dije haciendo una “cara triste”

-Claro que no- Y puso uno de sus brazos a mi alrededor.

-Oye tenia una idea- Dije nerviosa- Mark, mi primo, me hablo sobre una playa muy linda que queda a unas horas de aquí- Dougie clavo sus hermosos ojos en mi- Y tenia pensado en que tú y yo podríamos ir a pasar unos días allí- Me escuchaba con completa atención si quitar su mirada mi- Encontré un lindo hotel por internet que tiene muchas cosas divertidas. Qué te parece?- Dije mirándolo y dándole una gran sonrisa.

-No lo se- Dijo confundido- Somos amigos- Lo interrumpí.

-Espera- Dije riendo y sacando un pequeño álbum que llevaba en mi bolso. Siempre lo llevaba en caso de que Dougie no recordara algunas cosas o simplemente para reír un poco viendo las fotos con él- Mira- Dije mostrándole algunas fotos- Lo recuerdas?

-Un poco- Dijo sonriendo- Esta bien, acepto- Me dio un fuerte abrazo.

Volvimos a casa y empezamos a recoger las cosas de Dougie. Una vez que otra Tom pasaba por el pasillo intentando no hacer ruido, pero yo lo escuchaba, y cada vez que pasaba frente a la habitación de Dougie se nos quedaba viendo con una gran sonrisa. En una de las ocasiones que paso llevaba una hoja de papel en las manos, y mientras Dougie estaba despaldas a la puerta lo desdoblo y me lo mostro mientras me sonreía dejándome ver sus hoyuelos, “Gracias, cuídalo bien”  , decía. Le devolví la sonrisa, a la vez que asentía.

Eran mas o menos las 3 pm, decidimos ir a mi casa por mis cosas –Las cuales había empacado antes de ir a hablar con Dougie- Y partimos rumbo a la playa.

Dougie se la paso casi todo el viaje viendo las fotos de todos los álbumes que llevaba en un bolso, el doctor nos dijo que seria bueno que siempre cargáramos con cosas que le recordaran a su pasado. Parecía un niño pequeño, reía mientras veía las fotografías, era raro cuando apartaba su vista de ellas, de vez en cuando pasaba una de sus manos por encima de las fotografías mientras sonreía. En uno de los álbumes habían solo fotos nuestras, en la mayoría salíamos haciendo caras tontas, mientras el las veía no paraba de reír. Amaba verlo así, sonriente, y no preocupado como lo vi antes de que desapareciera, o débil y maltratado como cuando Tom y yo lo encontramos. Al pensar eso todas esas feas imágenes volvieron a mis pensamientos, quería apártalas pero no podía.

-Dougie?- Dije casi susurrando.

-Si?- Dijo con una sonrisa y sin quitar la mirada de las fotos.

-Recuerdas a una tal Sofía?- Dije nerviosa, pues tenia miedo de que recordara a la persona que la dejo así.

-Me suena, pero no estoy seguro. Por qué?

-No por nada- Dije con una sonrisa.

Esperaba que eso quedara enterrado en su pasado, y que no recordara esos momentos.

Al fin llegamos al hotel donde íbamos pasar aquellos días. Era hermoso, demasiado a decir verdad. Al llegar a la recepción una linda y amable chica nos atendió y nos dirigió hasta nuestra habitación que se encontraba en uno de los pisos más altos. Al llegar nos indico los números del restaurant y de la recepción en caso de necesitar algo.

-Gracias- Dije mientras ella cerraba la puerta.

-Wao- Dijo Dougie mientras se acercaba a una pequeña terraza- Esto es- Se volteo a verme- Hermoso. Gracias- Dijo sonriendo.

-No es nada- Dije con una pequeña risa.

-Por qué haces esto?- Dijo Dougie mientras se acercaba a mi.

-Soy tu amiga, acaso no puedo- Dije haciendo una mueca.

-Eso creo- Se dio la vuelta y fue al refrigerador, a buscar algo de comer supongo- NO HAY NADA DE COMER- Refunfuño. En eso era exactamente igual a mí, si no había comida y tenia hambre se molestaba mucho.

-Lo se- Dije riendo- Iremos a comer al restaurant.

-Lo hubieras dicho antes- Ambos reímos- Entonces me iré a cambiar de ropa.

-Lo mismo digo- Y ambos nos fuimos a las habitaciones.

Traje un vestido que era muy especial para mí, solo lo había usado una vez, creo que incluso era uno de los pocos vestidos que tenia. Tenia un motivo florar, con una clase de fondo blanco. Sabia que era perfecto para esta ocasión. Sobre el vestido me puse un sweater, de tela muy fina, color gris. Y en cuanto a mis pies, me puse unos tacones que hacían juego con mi vestido.

-Estoy lista- Le grite a Dougie mientras salía de la habitación, pero no fue necesario que me respondiera porque cuando salí, él estaba sentado en el living esperando por mi.

-Estas hermosa- Dijo sin quitar su mirada de mi.

-Gracias- Me sonroje.
***
La cena estuvo estupenda, llevaba mucho tiempo sin disfrutar una cena como lo hice hoy. Como el hotel quedaba frente a la playa y el restaurant tenia una especie de caminera que daba para la playa decidimos ir a caminar un rato.

-Oye oye- Dije tomando a Dougie del brazo antes de caminar en la arena- Tengo tacones, no crearas que me meteré allí- Dije con voz estúpida mientras reía.

-La verdad no.

-En serio?

-No pensaba que TÚ- Dijo resaltándolo- te metieras aquí. Pensaba en METERTE aquí- Dijo mientras me tomaba por la cintura y me halaba hacia la arena.

-AHH!- Grite.

-Vamos- Dijo haciendo un esfuerzo, a lo que ambos caímos en la arena.

-Gracias por llenarme de arena, eres un tonto- Dije mientras tomaba un puño de arena y se lo lanzaba.

-De nada- Respondió Dougie, a lo que tomo un montón de arena y la lanzo sobre mi cabello.

-No sabes en lo que te has metido Poynter- Si algo no me gustaba, era que me lazaran arena en el cabello. Me pare y le lance puños y puños de arena. Pero el tomo mis manos y me hizo caer de nuevo.

-Has caído- Dijo con tono “dramático” y triunfador. Ambos reímos.

-Eres un tonto.

-Lo se, y tu también eres una tonta- Ambos reímos- Debo decirte algo importante Mari- Dijo mirándome fijamente- Algo enserio importante.

*CHICAS CHICHAS NO ME MATEN SI? Sé que les dije que subiría capitulo el lunes, pero mi semana fue una shit, ni siquiera use la computadora hasta hoy. No saben cuanto me hicieron falta en esta fucking semana, fue horrible. Enserio, las extrañe mucho :)
En cuanto a los cap, mas tarde subiré otro, se lo debo. SOFI  gracias por etiquetarme en tus caps ya me los leí TODOS e.e JULY los tuyos me los leo ahora :D Ah! Y Sofi Dougie no te recuerde, me rio de ti (? eaea ajajajaj Lov u(?
Bueno espero que les guste este cap, dejen sus lindos comentarios o sino cuando me vaya a UK no me las llevo (? 
Por cierto, estoy pensado en llegar al fin de la novela, que piensan?
Las loveo*

martes, 17 de enero de 2012

Capitulo 23



*Capitulo anterior*
Llegamos al hospital en unas 2 horas más o menos. Estaban dándole suero y medicamentos a Dougie, estaba un poco desnutrido y sin fuerzas.
Cuando llegamos al hospital una señora nos dijo que esperáramos en la recepción. Estuvimos allí como una hora hasta que salió un doctor para hablar con nosotros.
-Se recuperará?- Dijimos Tom y yo levantándonos de la silla.
-Buenas noches chicos, ustedes son los amigos de Dougie Poynter?- Preguntó el doctor. Solo asentimos- El chico no esta muy bien de salud.
-Se recuperará?- Repetí.
-No es seguro- Dijo cortante el doctor.
***
Al escuchar lo que dijo no logre contener el llanto. Casi caigo al suelo si no hubiera sido gracias a Tom, pues antes de caer logró sostenerme pasando sus brazos a mi alrededor.

-A que se refiere?- Dijo Tom con lágrimas en sus ojos.

-Lo siento, pero estamos haciendo lo posible para mantener a su amigo con vida.

-Siempre dicen lo mismo- Escuche decir a Tom en susurro.

-Disculpe?- Dijo el doctor con un poco de sorpresa.

-Él dijo- Dije, mientras me limpiaba las lágrimas- que todos los doctores dicen lo mismo- Ante su mirada de sorpresa seguí hablando apresuradamente- Mi padre esta hospitalizado a punto de morir, solo lo dijo porque esta molesto- Mentí.

-Excelente- Dijo con indiferencia- Cuando tengamos noticias sobre su amigo les comunicaremos, buenas noches- Dijo el doctor dándose una vuelta para irse.

-Gracias- Dijimos ambos.

Esa noche Tom se fue a la casa a descansar, pues después de mucha insistencia de mi parte me dejo quedarme. Aunque de todas formas en unas horas mandaría a Danny o Harry para que me acompañaran, no seria raro si en medio de la madrugada se aparecieran todos aquí.

No había mucho que hacer para distraerme en la habitación donde Dougie se encontraba, solo había un televisor y un sillón para las visitas –Y pues todo lo que debe tener una habitación de hospitalización- Por lo menos a mi celular le quedaba batería, aunque solo lo use para mandarle unos cuantos mensajes a Mark, no seria bueno si me quedaba sin batería. No tenia sueño y debía quedarme pendiente en caso de que Dougie se despertara o necesitara algo, así que no me quedo mas nada que quedarme sentada allí y pensar sobre mi vida, sobre lo que haría con ella.

“Todo estará bien, tal vez no ahora. Pero si eventualmente” Me dije a mi misma mirando al techo. Sentía que todo lo que sucedía a mí alrededor era mi culpa. Primero mis padres, tal vez si hubiera hablado con ellos sobre sus tontos viajes los habrían parado y mi madre no estaría mi muerta, y mi padre no estaría donde esta ahora. Y segundo, Dougie. Si no lo hubiera seguido el juego con lo de que “estaba enamorado de mi” él no estaría hospitalizado, no estaría al borde de la muerte. “Pero si no lo hubieras conocido, no hubieras vivido esos grandiosos momentos” Me dije. Era cierto. Sin él, sin los chicos en general, no hubiera vivido todo lo que viví en estos meses, habían sido geniales. Totalmente perfectos. Pero la idea de que todo era mi culpa no salía de mi cabeza.

Pase toda la noche despierta, o por lo menos eso creo y ya eran casi las 7 am así que decidí llegarme hasta el cafetín para ir por un té helado. Pero antes de salir de la “zona” de hospitalización una de  las enfermeras me detuvo.

-Disculpe- Dijo una enfermera tocando uno de mis hombros- Es usted Marie no? La señorita que esta con el joven Poynter?- Mientras me hablaba revisaba una especie de lista.

-Si, soy yo- Dije intentando dar una pequeña sonrisa.

-Hay un joven- Parecía no recordar su nombre- Lo siento, no recuerdo como se llamaba. Pero desea hablar con usted, esta afuera- Dijo señalando la puerta que daba hacia la parte central del hospital.

-Gracias- Dije dándole una sonrisa y dando una vuelta para dirigirme a la puerta.

“Debe ser uno de los chicos” Pensé. Aunque si hubiera sido alguno de ellos hubieran entrado directamente, sabían cual era la habitación y todo. “Y si era Sofía?” Todas las imágenes del día que encontramos a Dougie vinieron a mi mente. Por lo menos aquí había vigilancia y eso no? Pero de que hablo? La enfermera dijo que era un chico. Seguí caminando intentando que el miedo no me detuviera. Pero al llegar a lo que era como una especie de recepción no encontré a nadie conocido, ni siquiera a alguna chica que se pareciera a Sofía.

-Hola- Dijo un chico detrás de mi, haciendo que pegara un brinco- Lo siento.

-Joe?- Dije exaltada. Le di la espalda y me fui caminando hacia el cafetín.

-Espera!- Gritó. Me detuve pero aun dándole la espalda- Respecto a lo del otro día, lo...

-Lo sientes?- Lo interrumpí dándome la vuelta para verlo a cara- Lo sientes? Eso viniste a decir? Luego de que tú y tu tonta amiga casi matan a Dougie, vienes a decir que lo sientes?- En ese momento sentí como si algunas miradas se fijaran en nosotros- Sabes algo?- Joe solo se encogió de hombros- Él confiaba en ti. Dougie creía ser tu amigo- Dije con desprecio.

-Lo... lo- Volví a interrumpir.

-DEJA DE DECIR ESO- Dije moviendo mis brazos como loca- No tiene sentido. Casi lo matas, ya lo hiciste. Quieres que te perdone? Pff- En ese momento sentí como una chica a la que vi salir de la zona de hospitalización, se aclaraba la garganta mientras se paraba a nuestro lado. Era ella- Y tú que haces aquí?- Pregunte alejándome un poco de ella.

-No vengo por ti. Si es lo crees- Dijo Sofía con desprecio.

-Vinimos por sus heridas- Dijo Joe.

-Me importa?- Dije haciendo una mueca, mientras me daba una vuelta para irme. Escuche que intentaron decir algo, pero no les di importancia.

Al llegar al cafetín pedí mi te frio y me fui de inmediato a la habitación de Dougie. La enfermera me dijo que había despertado por unos minutos, pero se volvió a dormir. Seguía sin fuerzas y su estado de salud no mejoraba.

Al sentarme en el pequeño sillón escuche el ruido de algo que parecía ser un papel, me levante y vi que era una nota. La tome y la leí en voz baja.

“Me aferro a la noche en la que me miraste a los ojos y me dijiste que me amabas. Estabas bromeando? Porque me parece que estábamos a punto de terminar, ya no hablábamos. Ya no me sentía bienvenida. Que sucedió? Por favor dímelo. Porque en un segundo fue perfecto, y en otro estuviste saliendo por la puerta. Y me quede en el teléfono, todavía no habías llamado. Y me sentía tan rara, que no podía sentir nada en absoluto. Y ese flashback de cuando dijiste ‘Por siempre y para siempre’ Y es como una lluvia en tu dormitorio, cuando estas aquí y cuando te has ido. Porque yo estaba allí cuando dijiste ‘Por siempre y para siempre’ Estaba fuera de tu mente? Dije algo demasiado honesto?  Te hice salir corriendo y esconderte, como un niño asustado. Te mire a los ojos, te conocía por un minuto. Ahora no estoy tan segura. Así que allí estaba todo viniéndose abajo. Aquí esta el silencio que me corta hasta la medula. A donde se fue todo? Espera, por favor espera. Has olvidado todo? Dime que esto no es enserio, que es una clase de sueño del cual despertaremos pronto. Tú dijiste ‘Por siempre y para siempre’ así que aquí seguiré esperando”

Era obvio que esta carta no era para mí y también estaba claro quien la había dejado en la habitación. Ahora entiendo porque Joe vino al hospital, no era a pedir disculpas. Solo vino por Sofía, y como supongo que se enteraron que estaba aquí ingeniaron ese tonto plan. Pero, que pretende Sofía? Que espera? Que Dougie despierte y la perdone por esto? Por llevarlo al borde de la muerte?

*Hola chicas! No me maten por favor, sé que no subí capítulos en unos días y este no es el mas largo que digamos, pero les prometo que en este fin de semana se los voy a compensar!
Bueno lo de siempre, espero que les guste, que dejen sus comentarios y se la recomienden a alguien o hay tabla (? Jajajajajajaj Las amo :)
Ah! Y se que en la foto las manos son de una mujer por su anillo -Bueno creo(?- Pero fue la unica que me gusto jajajaja*

jueves, 12 de enero de 2012

Capitulo 22



*Capitulo anterior*

-Hola de nuevo- Dijo lentamente. Empecé a correr, sabia de donde venia esa frase- Detente- Me detuve un poco lejos de él. Estaba muy asustada.

-Qué quiere?- Dije mirándolo a los ojos- DÓNDE ESTA DOUGIE?- Grité.

-Toma- Saco un papel de su bolsillo y lo dejó en la grama. Luego se dio la vuelta y se fue. Lo seguí con la mirada, espere que estuviera lo suficientemente lejos donde ya no lo viera. Tome el papel y vi que había una dirección, lo volteé y vi una foto de los dos.

***

Empecé a llorar. Quién era él? Inmediatamente llame a Tom llorando, le dije que luego le explicaría que sucedía. Me fui a la entrada del parque, sentía que todos me miraban. Intentaba caminar lo más rápido posible. Llegue a la entrada del parque y no veía a Tom. Empecé a llorar cada vez mas, no podía parar. No se decir si era de alegría porque podríamos tener una pista sobre Dougie, o de tristeza porque no aguantaba estar un minuto más sin él.

Escuche a alguien gritar mi nombre. Era Tom. Estaba al otro lado de la calle y me hizo una seña con su mano para que cruzara la calle. Al encontrarme con él me dio un fuerte abrazo. Al separarnos le explique todo lo que sucedió en el parque y decidimos ir a la estación de policía para darle la dirección al oficial que llevaba el caso.

Al llegar a la estación Tom y yo nos bajamos del auto, algunas lágrimas seguían cayendo por mis mejillas. Hablamos con el oficial y quedamos en ir esa tarde a la dirección, él, Tom y yo junto con otros oficiales.  Tom se quedo unos minutos mas charlando con el hombre mientras yo me retiraba ya que recibí una llamada. Era Gi.

Conteste intentado calmar la forma en que respiraba, pero Gi se dio cuenta inmediatamente que algo andaba mal. Le explique todo, desde lo sucedido en el parque hasta lo que planeamos hacer en la tarde. Estaba asustada por lo que haríamos, pero teníamos que hacerlo.

El día transcurrió muy rápido, nos encontrábamos dos horas antes en la estación de policías para una tal preparación. Nos dieron chalecos anti-balas en caso de que algo malo sucediera. El plan era que Tom y yo nos quedaríamos en el auto mientras los oficiales se bajaban e investigaban el sitio, en caso de encontrarse con un hombre –Que seria el que me dio la dirección- O algo mas, nosotros nos bajaríamos; entre otras muchas cosas. El plan era realmente complicado. Tom me dijo que no me preocupara, él entendió más que yo.

La hora establecida para salir a la tal dirección había llegado. Estaba temblando, no se como iba a hacer si Tom y yo debíamos “intervenir”, por decirlo de alguna manera. El viaje hasta la dirección fue largo. No sabía donde nos encontrábamos, ni Tom que conocía más Madrid que yo sabia donde estábamos.

-Esperen aquí- Dijo el oficial bajando del auto con los demás oficiales. Tom y yo solo asentimos.

-Estoy preocupada- Le dije. Jugando con mis pulgares.

-Saldrá bien- Dijo tragando saliva.

Ambos veíamos por la ventana que daba hacia una especie de casa abandonada. Fue donde los policías entraron. En ese momento se escucharon unos gritos. Me tape mis oídos y apoye mi cabeza en mis piernas, no quería escuchar nada. Tom acarició mi espalda. Ambos sufríamos. Pase unos minutos así y un ruido me hizo “saltar”. Era uno de los oficiales que abrió la puerta del auto.

-Deben venir- Dijo seriamente mirándonos.

Tom y yo bajamos del auto con cara de preocupación. El oficial tenía su arma en mano pero solo por precaución. Entramos a la casa y pasamos por una pequeña sala de estar completamente descuidada. Llegamos hasta unas escaleras, unas se dirigían al piso superior y otras hacia un sótano. El oficial nos indico que bajáramos, él iba detrás de nosotros. Al terminar de bajar las escaleras nos encontramos con el resto de los oficiales, el hombre que me dio la dirección y lo que me pareció ser una chica que se encontraba recostada de la pared. Y en medio de la gran habitación había un chico atado a una silla.

-Dougie- Susurré.

-Sofía?- Dijo Tom sorprendido. La chica camino hacia Dougie con aire de superioridad. Tenía el cabello castaño claro y ojos un poco oscuros.

-Ahora te das cuenta lo que has hecho?- Dijo tomando el cabello de Dougie y halando de este para que subiera su cabeza. Dougie tenia muchos moretones en su cara- Si tú no hubieras aparecido él no estaría así.

-YO? YO NO LO HE HECHO- Grité.

-A que crees que me refiero con la tonta historia de verano?- Dijo sin separarse de Dougie- De un día para otro se fue a Los Ángeles y me llamó diciendo que nuestra relación había terminado..

-Como sabes que  soy de Los Ángeles?- Interrumpí.

-Joe me lo dijo-  Al ver mi cara de sorpresa prosiguió- SI TU JOE JONAS.

-Él no es nada mio.

-Si es tu ex novio- Dijo mirándome fijamente- Crees que no lo sabia?- Tom no entendía nada. Él no sabía que Joe y yo habíamos tenido una relación. Lo que yo no entendía era como conocía a Joe.

-De que hablas?

-JOE!- Gritó. No me había dado cuenta que había un puerta cerca de una de las esquinas. Alguien la abrió, era Joe.

-Que has hecho?- Dije mientras las lágrimas caían por mis mejillas- Por qué?

-Lo siento- Dijo Joe- Yo..

-NO DIGAS QUE NO QUISISTE- Lo interrumpí gritando, no volvería a caer en su juego. No esta vez- Me dijiste lo mismo cuando nuestra relación se complicó. Crees que caeré de nuevo en tu juego?- No dijo nada. Solo miraba el piso.

-Gracias a ti Dougie me dejó, se olvido de mí. TÚ ME LO ROBASTE- Dijo Sofía enojada.

-Ella..- Dougie intentaba hablar, pero le costaba- Ella no tiene la culpa- Completo. A lo que Sofía le dio una cacheta.

-DEJALO- Grité. Intente ir a golpearla, pero Tom me tomó por los brazos y no me dejo.

-No lo hagas- Me susurró Tom.

-Yo..- Dougie se veía muy adolorido- Yo me enamore de ella. Yo.. Yo la seguí- Sofía volvió a darle otra cachetada. “Por qué los oficiales no hacían nada?” Me pregunté. Pero mire a mi alrededor y no había ningún oficial, que había sucedido?

-DEJALO- Dije corriendo hacia Sofía. La empuje, ella cayó al piso. Fue allí que vi a Joe casi sobre mí, iba a golpearme. Intente defenderme pero antes de hacerlo, Tom lo había golpeado en la cara. Joe empezó a sangrar por la nariz. Mire a Tom sorprendida. Vimos a nuestro alrededor y el hombre que me dio la dirección tampoco estaba allí. Escuchamos unos ruidos arriba, debía ser él.

-Yo desataré a Dougie- Dije mirando a Tom- Tú..

-Yo me encargaré de ellos- Me interrumpió.

Eso hicimos. Intenté desatar a Dougie, pero los nudos eran muy fuertes. Tom intentó, tampoco lo logró. Recorrí el sótano en busca de algo afilado. No había nada. Entre en el cuarto del cual Joe salió. Debajo de unas cuantas cosas encontré una navaja, un poco dañada pero era algo. Corrí hacia Dougie para desatarlo. Cuando cortaba las cuerdas vi muchos moretones en sus brazos y una que otra cortadas, algunas parecían superficiales. Volteé a ver a Tom con preocupación.

-TOM CUIDADO- Le grité. Joe estaba detrás de él y tenia una botella en su mano.

Tom volteó y lo golpeó en el estomago. Joe cayó, no podía respirar bien. En cuanto a Sofía, Tom la había atado de pies y manos.

-Tom debemos llevar a Dougie a un hospital- Dije preocupada- Llama a emergencias.

-Gra.. Gracias- Dijo Dougie, apenas y podía hablar.

-Dougie que mas te han hecho?- Dije tomando sus manos. Intento moverse para mostrarme su espalda. Pero no pudo- No te preocupes- Le di la vuelta a la silla y le levanté la camisa por detrás. Tenía cortadas, moretones, quemadas. Era horrible

-La ambulancia llegó- Dijo Tom. En solo unos segundos los paramédicos estaban a nuestro lado colocando a Dougie en una camilla.

Llegamos al hospital en unas 2 horas más o menos. Estaban dándole suero y medicamentos a Dougie, estaba un poco desnutrido y sin fuerzas.

Cuando llegamos al hospital una señora nos dijo que esperáramos en la recepción. Estuvimos allí como una hora hasta que salió un doctor para hablar con nosotros.

-Se recuperará?- Dijimos Tom y yo levantándonos de la silla.

-Buenas noches chicos, ustedes son los amigos de Dougie Poynter?- Preguntó el doctor. Solo asentimos- El chico no esta muy bien de salud.

-Se recuperará?- Repetí.

-No es seguro- Dijo cortante el doctor. 

* Discúlpenme porque no subí cap ayer pero llegue tarde a mi casa. Sofi sabe quien es Sofía (?  da fuck? jajajaja Ella me entiende, espero. Bueno les digo lo de siempre, gracias por leer y dejen sus comentario para saber quien esta leyendo la nove, las amo :)*